Aquellos días con Aub











"Después, nuestra vida en común estuvo hecha de una especie de fervor sigiloso, un fuego cautivo que prefería no vivir del todo, ni morir del todo. Bendito acallamiento, ¡qué lejos del amor que lanza salvas y toca campanas y canta mañanas! Bendito sea el amor de Mordechai, lumbre inextinguible en la noche silenciosa que llamamos vida: ¿qué otra razón tiene el amor, sino la de velar en el trayecto hacia una mayor oscuridad?"

Mordechai. Una interpretación de la muerte
Deb Puig-Pey
Fundación Max Aub, 2005


Comentarios