viernes, 20 de abril de 2018

Greg Sand

Greg Sand es un artista de Tennessee al que le estremece mirar una antigua imagen y pensar que la persona retratada murió. Su obra tiene como objeto cuestionar la naturaleza y definición tradicional de la fotografía.
Mi trabajo es sobre la memoria, el paso del tiempo, la mortalidad y el papel de la fotografía en la conformación de nuestra experiencia de la pérdida. La Fotografía tiene una capacidad única para capturar un momento fugaz que expone la temporalidad de la vida. 










William Russell Flint, el escocés que pintaba flamencas

La Farruca


















jueves, 19 de abril de 2018

El taller

Odoardo Borrani 

Gustave Courbet 

Henri Matisse

Johannes Vermeer

Evrard Larock

 Jean-Louis Ernest Meissonier

Claude Monet
Georges-Pierre Seurat

 Philippe Parrot-Lecomte

Alexandre Cabanel

Marie Bashkirtseff

Frederic Bazille

Marc Chagall

Jeanna Maria Charlotta Bauck, pintada por su amiga Bertha Wegmann 

Georges Braque


Francesco Hayez 1791-1882

La meditazione

                                    Ritratto della cantante Matilde Juva Branca

 Il consiglio alla vendetta.


Dicen que Francesco Hayez fue el pintor más importante del romanticismo italiano. Realizó una pintura basada en la historia.

Hayez era el menor de cinco hijos de una familia humilde, pero tuvo la suerte de contar con un padrino rico que era además coleccionista y marchante de arte.

De pequeño ya mostraba su predisposición por el arte, por lo que su padrino le financió sus estudios. Con una brillante carrera académica, acabó ganando un concurso de la Academia de Venecia para estudiar en Roma, y ahí se marchó. Eran los primeros años del romanticismo europeo, y en Roma, una de las cunas del arte occidental, se respiraba un ambiente muy creativo. No en vano los grandes artistas se iban a estudiar a la ciudad.

En Roma fue discípulo de Canova, y siguió aprendiendo y consolidando una carrera muy prometedora, pero en 1814 sufrió una agresión, al parecer debido a disputas sentimentales, por lo que se vio obligado a marcharse a Nápoles.


 Il bacio, 1867


Después se fue a Milán donde moriría a los 91 años.

Hoy Francesco Hayez está considerado el mejor y más acreditado exponente del Romanticismo en Italia. Con un repertorio mitológico e histórico, el estilo de Hayez estaba muy cerca de la sensibilidad romántica, que él reinterpretó a la luz de un temperamento claramente clásico y académico. Entre uno y otro estilo bailó el artista, influído también por el contexto socio-político italiano de la época, tan representativo como lo fue Giuseppe Verdi en la música.
Algunos de sus desnudos, fueron considerados entonces sin armonía y deliberadamente vulgares. 

La Maddalena penitente, 1833 

Autoritratto in un gruppo di amici 

Ritratto di Carolina Zucchi a letto o La malata, 1825,