lunes, 26 de septiembre de 2016

PEDRO SALINAS, EL DON DE LA MATERIA












Entre la tiniebla densa
el mundo era negro: nada.
Cuando de un brusco tirón
—forma recta, curva forma—
le saca a vivir la llama.
Cristal, roble, iluminados,
¡qué alegría de ser tienen,
en luz, en líneas, ser
en brillo y veta vivientes!
Cuando la llama se apaga,
fugitivas realidades,
esa forma, aquel color,
se escapan. 
¿Viven aquí o en la duda?
Sube lenta una nostalgia
no de luna, no de amor,
no de infinito. Nostalgia
de un jarrón sobre una mesa.
¿Están?
Yo busco por donde estaban.
Desbrozadora de sombras
tantea la mano. A oscuras
vagas huellas, sigue el ansia.
De pronto, como una llama

sube una alegría altísima
de lo negro: la luz del tacto.
Llegó al mundo de lo cierto.
Toca el cristal, frío, duro,
toca la madera, áspera.
¡Están!



La sorda vida perfecta,
sin color, se me confirma,
segura, sin luz, la siento:
realidad profunda, masa.





lunes, 19 de septiembre de 2016

Carlos Masberger Valdés


Comenzó a dibujar siendo aún un niño, con tan sólo catorce años organizó su primera exposición en Barcelona. Tras completar sus estudios en la Escuela de la Real Academia BB.AA. de San Fernando comenzó a trabajar para las publicaciones de Prensa Española: el diario ABC, el semanario Blanco y Negro y el infantil Gente Menuda. Publicaciones en las que su firma era sinónimo de elegancia, buen gusto y pulcritud. Practicaba una sobriedad formal, una economía de medios expresivos que le llevaba a la estilización de los motivos.


La suya fue una carrera altamente fructífera, llegó a los 60 años de edad habiendo elaborado más de 2.000 obras en las que destaca su visión alegre del mundo de las calles y el prisma melancólico a la hora de tratar el mundo circense. En 1959 sus compañeros de profesión le eligieron como presidente de la Asociación de Dibujantes Españoles. 



Su estilo se caracteriza por la soltura, destacan sus impresionantes siluetas de mujeres dibujadas a punta de lápiz, sin toques de color. En sus composiciones aúna diversidad de planos, escorzos, masas, perfiles y tonos. Siempre innovador, pero al tiempo sencillo, sólo entra en los detalles si tienen un carácter expresivo, nunca decorativo.



También ilustró obras literarias como Las mil y una noches, dramas de Shakespeare y novelas de Zola. Como pintor al óleo su obra se centra principalmente en paisajes de pueblos españoles con líneas escuetas y colorido de honda resonancia en un tratamiento sobrio que recuerda a la novela de Azorín y Baroja, lugares de soledad en horizontes grandiosos. En ellos prima los contornos y los volúmenes sobre los efectos realistas o impresionistas de la luz a la manera de Zuloaga. 



Tras su fallecimiento, el Círculo de BB.AA. de Madrid le dedicó una gran muestra con más de 200 obras entre dibujos y óleos. 



La mayor parte de su obra se encuentra en los archivos del Museo ABC de Dibujo e Ilustración en Madrid (España).
















viernes, 16 de septiembre de 2016

Mirandas

George Romney - Lady Hamilton (como Miranda)



"Estamos tejidos de la misma tela que los sueños, y nuestra corta vida se cierra con un sueño."


Abysm of Time - from The Tempest - Edmund Dulac



 Miranda - Sir Frank Dicksee

Miranda, Frederick Sandys


Ferdinand and Miranda in Prospero's Cell, by Jeseph Wright (1800)


Waterhouse - Miranda - 1875 




Una de las últimas obras de Shakespeare, denominadas tragicomedias románticas oromances, con los elementos característicos: la magia, las relaciones familiares y la reconciliación. Suele hablarse del texto como testamento literario de su autor, puesto que las obras que escribió después fueron elaboradas en colaboración con otros autores, y no alcanzan la calidad de ésta. Siendo Pericles la primera de las cuatro comedias caballerescas finales, sin embargo CimbelinoEl cuento de invierno y La Tempestad constituyen la trilogía de la etapa postrera del Cisne de Avon.
El argumento se considera por la crítica anglosajona uno de los pocos escritos por Shakespeare que no tiene una fuente literaria concreta, junto con Trabajos de amor perdidos, Sueño de una noche de verano y Las alegres comadres de Windsor. No obstante, se han encontrado antecedentes para párrafos determinados, basados principalmente en relatos contemporáneos de viajes y textos sobre pueblos extranjeros, como De los caníbales, capítulo 30 de los Ensayos de Michel de Montaigne, filósofo francés del XVI. Pero sobre todo hay muchas similitudes con la historia de Nicéforo y Dardano de las Noches de Invierno (Madrid, 1609), de Antonio de Eslava. Esta es la única fuente argumental conocida, aunque sólo se refieren a ella los eruditos españoles.
Los grandes temas que trata se pueden resumir en las dicotomías arte/naturaleza, barbarie/civilización, real/imaginario y venganza/perdón.
El lugar donde se suceden los hechos, que duran lo mismo que su representación (tres horas), está identificado como “el mar” y “una isla”. A lo largo de la obra, nada nos hace pensar que la isla esté en otro mar que no sea el Mediterráneo. Sin embargo, teniendo en cuenta la fecha en que fue escrito, se podría tratar de América y su colonización británica. En el texto se nombran las islas Bermudas, con su mítica historia de naufragios, incluyendo una expedición inglesa de 1609.
Escena de prólogo: el rey de Nápoles, Alfonso, viaja con otros nobles señores en un barco que está siendo azotado por una gran tempestad. Estos pasajeros suben a cubierta, importunando las labores de los marineros. Lo cual añade al oleaje una marejada de discusiones, pero todo está perdido: el barco naufraga.
En una isla cercana, se encuentran Próspero, duque de Milán, y su hija Miranda. Viven en una gruta, y ella no sabe quiénes son. Próspero ha provocado la tempestad que ha hecho naufragar el barco. Ya sin su toga de mago, cuenta a su hija que llegaron allí hace doce años, cuando ella tenía tres. Antes, él había confiado el gobierno de Milán a su hermano Antonio y se había aplicado a las ciencias ocultas. Pero Antonio usurpó el poder y sometió Milán al rey de Nápoles, que le ofreció protección. Así, Próspero y Miranda fueron expulsados de Milán en un barco, que les llevó hasta la isla donde viven.
Miranda se duerme y aparece Ariel, genio del aire a las órdenes de Próspero. Ha cumplido sus órdenes: el barco ha naufragado y los ocupantes se encuentran todos vivos repartidos por la isla. El resto de embarcaciones de la flota ha vuelto a Nápoles, en la creencia de que nadie se ha salvado. Ariel, según recuerda Próspero, era esclavo de la bruja Sycorax, que fue desterrada a la isla y murió tras parir un ser monstruoso: Calibán, salvaje malhumorado, ahora siervo de Próspero. En cierta ocasión intentó violar a Miranda, pero Próspero se lo impidió.
Ariel, cumpliendo el mandato de Próspero, lleva ante Miranda a Fernando, hijo del rey de Nápoles, proveniente del naufragio, con el propósito de que se enamoren (matrimonio político), aunque finge enojo contra él.
En otra parte de la isla, el resto de supervivientes mantiene una conversación entre jocosa y sabia, que incluye las reflexiones de Gonzalo sobre cómo gobernaría, tomadas de Montaigne. Antonio, el hermano de Próspero, incita a Sebastián a matar a su hermano el rey Alonso mientras duerme. Pero Ariel despierta a Gonzalo, que evita el magnicidio. Alonso busca a su hijo, aunque Antonio y Sebastián creen que ha muerto.
Calibán se tira al suelo para que no le descubran los genios que manda Próspero para torturarle. Pero por allí pasa Trínculo, bufón sobreviviente del naufragio, que se refugia de la lluvia bajo la capa de Calibán. Después llega el borrachín Esteban y da de beber a Calibán, que lo adora como a un dios y le promete servirle. Los tres se emborrachan y se van juntos.
Fernando está ocupado en apilar troncos por orden de Próspero. Miranda le dice que descanse. Los dos se declaran su ardiente amor, y Próspero los espía feliz. Los tres borrachos conversan: Calibán cuenta a Esteban que su anterior amo es malvado y le pide que lo mate y así tomar a Miranda como esposa, reinar sobre la isla y poblarla de Calibanes. Ariel lo ha escuchado y va a contárselo a Próspero.
Toda la isla, presidida por la magia de Próspero, hace sonar músicas variadas. El rey Alonso y sus acompañantes las oyen, igual que antes los borrachines. Ariel aparece en figura de arpía y les habla: a Alonso le dice que el destino le ha privado de su hijo; Sebastián y Antonio aún tienen valor para retar a los espíritus. Pero tanto ellos tres como sus acompañantes quedan presos en el bosque y desesperados.
Próspero autoriza la unión entre su hija y Fernando, explicando a éste que ha superado las pruebas. Ariel prepara una mascarada con sus genios, para la celebración de los esponsales. Aparecen las diosas Ceres, Iris y Juno dando sus bendiciones a los enamorados. Luego unos segadores bailan con unas ninfas.
Próspero recuerda de repente que Calibán, el borracho y el bufón se acercan para matarle. Luego considera que Calibán es “un diablo por nacimiento, sobre cuya naturaleza nada puede obrar la educación” y tiende una trampa a los tres rufianes en su gruta: mientras se entretienen con vestidos relucientes, les envía una jauría de perros que les ponen en fuga.
Ha llegado la hora sexta, y con ella el fin de los trabajos de Próspero, demiurgo de la obra. Se dirige a Alonso, rey de Nápoles; a Sebastián, hermano del rey; y a su propio hermano Antonio, y los perdona a todos. Luego abre la entrada de su gruta y muestra a su hija Miranda jugando al ajedrez con Fernando. Alonso se maravilla de ver a su hijo. Luego son llevados hasta allí el capitán y el contramaestre del barco, que ha sido reparado por Ariel. Y por fin, llegan Esteban, Trínculo y Calibán, que promete ser más razonable en adelante al servir a Próspero. Ariel, tras haber secundado con gran eficacia a Próspero, es puesto en libertad por éste. Todo concluye con el epílogo que recita Próspero, en el que declara abandonada la magia y pide la indulgencia del respetable para obtener su absolución final.
Como apunta Harold Bloom, “La Tempestad no es ni un discurso sobre el colonialismo ni un testamento místico”, haciendo referencia a las falsas interpretaciones que se han dado de la obra. Se trata de una comedia con elementos mágicos que muestra la revancha de un duque, su victoria y su perdón contra los que le habían traicionado. Hay reflexiones bufas sobre el gobierno de los países, idilio entre dos amantes y escenas cómicas. Hay una metáfora general sobre el poder. Todo ello aderezado con la presencia de Calibán, monstruoso salvaje, que ni de lejos se puede defender como símbolo de emancipación indígena.
Próspero el mago, con su duende Ariel, es la versión shakesperiana del Doctor Fausto de Marlowe y su diablo Mefistófeles. Como siempre, el genio de Shakespeare no resiste comparación alguna, pero aún así la obra tampoco acaba de cuajar, con su anómala sucesión de fenómenos paranormales. No obstante, La tempestad está considerada como una de las obras maestras de su autor.
El cine se ha atrevido con la pieza en varias ocasiones. Algunas de ellas curiosas, comoPlaneta prohibido (Fred M. Wilcox, 1956), que la lleva a la ciencia ficción o Tempest(Paul Mazursky, 1979), que la traslada a nuestros días. En 1979, el especialista Derek Jarman la adaptó recibiendo buenas críticas. Peter Greenaway filmó su barroco Prospero’s Books en 1991. Y la fiel versión de Julie Taymor (2010), sin embargo cambia el sexo del protagonista, con Helen Mirren como Próspera. Curiosamente, Nuria Espert ya hizo de Próspero en teatro en 1983 en una adaptación de Terenci Moix.



La Compañía de los King’s Men representó por primera vez La Tempestad ante su protector, El Rey Jacobo I el 1 de noviembre de 1611. La representación tuvo lugar en el Whitehall, cuyas salas utilizaba la compañía durante el invierno pues el Globe era al aire libre. Se sabe que la segunda representación tuvo lugar en  febrero de 1613 para las bodas de la princesa Elisabeth con el Elector del Palatinado. No se tiene noticia de ninguna otra representación ni en vida  ni tras la muerte de Shakespeare en 1616. A partir de 1667 y hasta  bien entrado el S XIX los teatros ingleses representaron repetidamente una versión de La Tempestad titulada The Tempest or the Enchanted Island elaborada por William Davenant y John Dryden con modificaciones notables del original shakespeareano. A partir de 1838 se volvió a representar el espectáculo en la versión de Shakespere.
El texto que ha llegado hasta nosotros procede del Primer Folio publicado en 1623 por dos miembros de la Compañía,  Hernry Condell y John Heminges, actores y compañeros a quienes,  al igual que a Richard Burbage, Shakespeare había favorecido en su testamento. La Tempestad es la primera de las obras publicadas en el I Folio. Parece ser que el manuscrito a partir del cual se realizó la edición impresa procedía del prestigioso copista Ralph Crane. No se tiene noticia que hubiera sido publicada anteriormente en ninguno de los cuartos editados, muy deficientemente, en vida de Shakespeare. Por la referencia concreta a la carta escrita el 15 de julio de 1610 (que no sería publicada hasta 1625) por William  Strachey,  un miembro de la tripulación de la fragata Sea Adventure, en la que relataba el naufragio que les llevó a una isla de Las Bermudas, se deduce que La Tempestad fue escrita entre finales de 1610 y 1611.

Fuentes de La tempestad

Trabajos de Amor Perdidos y La Tempestad son las dos únicas obras de Shakespeare cuyo argumento es original del autor aunque para su composición utilizó múltiples fuentes:
Fuentes literarias
El discurso de Gonzalo en (II i) es prácticamente igual que la traducción al inglés realizada por Florio del ensayo XXX de Montaigne ” De los caníbales”. Caliban es un anagrama de Caníbal 
The Masque of Hymen de Ben Jonson fue el  modelo para la  mascarada nupcial en (IV 71-211).
El Libro VII   de Las Metamorfosis de Ovidio (Invocación de Medea) utilizada en la despedida de Próspero como nigromante (V 33-50)
Fuentes no-literarias
Sylvester Jourdain El descubrimiento de las Bermudas (Discovery of the Barmudas) ( 1610),
Compañía de Virgina Verdadera Declaración del estado de la Colonia de Virginia con una refutación de los escandalosos  informes que han contribuido a desprestigiar una empresa tan valiosa (True Declaration of the state of the Colonie in Virginia with a confutation of such scandalous reports as have tended to the disgrace of so worthy an enterprise) ( 1610).
La carta de William Strachey, titulada Verdadero relato del ) fechada el 15 de julio de  1610, pero que no fue publicada hasta 1625.  Es muy probable que Shakespeare hubiera tenido acceso a esa carta pues su patrón, el Conde de Southampton,  era oficial de la Compañía de Virginia.

De SHAKESPEARE TOTAL


Peter Greenaway : A Walk Through Prospero's Library (1991)




miércoles, 14 de septiembre de 2016

Eres un cielo.

 Van Gogh

Albert Bierstadt 


Joseph Mallord William Turner

Eugen Dücker

John of Ipswich Moore 

Vasili Vasílievich Kandinski

Marc Chagall 



Los cielos estrellados en el arte: de Nefertari Van Gogh



Emil Nolde


Hubert Scheibl

Ferdinand Hodler


Cappella degli Scrovegni Padova. GIOTTO


MC Escher