Entradas

Emigrar es bueno para los profetas...

Tres versiones de Funes

El uno para el otro