miércoles, 19 de junio de 2013

Emigrar es bueno para los profetas...


Artículo de Ramón Vinyes, extraído de la Selección de textos 1 que recogió el Instituto Colombiano de Cultura, en Bogotá (1982), compilación de toda la obra crítica y periodística de este autor. El artículo dice así:



...quiero destacar una interpretación de Don Juan hecha por Ramiro de Maeztu.
"El españolismo de Don Juan", titula Ramiro de Maeztu su ensayo. Y afirma: "Don Juan es el símbolo  de aquella España inquieta, caballeril, andariega, que tenía por fuero sus bríos y por pragmática su voluntad. Don Juan es el instinto sobre la ley, la fuerza sobre la autoridad, el capricho sobre la razón. Don Juan es, según la frase de Gavinet, la personificación de aquellos hidalgos cuyo ideal jurídico se reducía a llevar en el bolsillo una carta formal con un sólo artículo: "este español está autorizado para hacer lo que le de la gana".
Esto lo escribía Ramiro de Maeztu en sus tiempos españolísimos de anarquista. ¡Don Juan, prototipo de español! Hoy Ramiro de Maeztu, en su nueva posición falangista, escribirá que ser español es actuar de rebaño, estar a las órdenes incondicionales de unos cuantos don Juanes únicos, como únicos componentes de Estado. Ser español, para Ramiro de Maeztu, será hoy alemanizarse lo más posible y volver a los tiempos lóbregos de los grandes monarcas de caras hoscas y vidas de abismo, destacados sobre fondos de paisaje de locura.
¡Oh concepción magna de la Nueva España!
(El Heraldo, 24 XII 1941)







(Berga, 1882 - Barcelona, 1952). Dramaturgo, narrador, poeta, periodista, crítico y editor. Su vida transcurre entre Barcelona y Barranquilla, Colombia. 

En Colombia es considerado una figura esencial en el desarrollo cultural del país, por su labor de dinamización cultural, principalmente al frente de la revista Voces (1917-1920). Reúne a su alrededor a figuras tan importantes como Julio Gómez de Castro, León de Grieff, Vicente Huidobro, Germán Vargas y Gabriel García Márquez, que le homenajea en su novela Cien años de soledad, donde aparece con el nombre de "sabio catalán", "el hombre que lo había leído todo". 

En Catalunya estrena una veintena de obras teatrales, como Al florir els pomers(1910), Qui no és amb mi... (1929), Peter's Bar (1930) y Comiats a trenc d'alba(1938), y publica la recopilación de prosa poética L'ardenta cavalcada (1909). Se mantiene muy activo como crítico, teorizador y polemista teatral, y defiende un teatro moderno y comprometido con su tiempo. Colabora en los principales periódicos de Barcelona, donde publica crítica literaria, narraciones y poemas propios. También publica, en México, la recopilación de narrativa corta A la boca dels núvols (1946). 

Después de su muerte, y durante mucho tiempo, es prácticamente ignorado en Cataluña, al contrario que en Colombia, donde siempre ha gozado de reconocimiento. Solamente a partir de la labor de crítica y divulgación de algunos estudiosos, y de la celebración del centenario de su nacimiento en Berga, recibe el interés y el reconocimiento que se merece. A partir de finales de la década de 1980 se edita, en muchos casos por primera vez, su obra, y varios críticos hacen interesantes estudios que lo sitúan, finalmente, con nombre propio dentro de la historia de la literatura catalana. 



Página elaborada por Josep Miàs i Miàs para la AELC. 
Fotografía del pòrtic: Fondo Ramon Vinyes, propiedad del Arxiu Comarcal del Berguedà. 






lunes, 3 de junio de 2013

El uno para el otro

Algunos hombres están unidos por un espíritu plurisiamés.
Algunas épocas fabrican zonas de urdimbre humana. Collages de carne y hueso.


Raymond Roussel
Henri Rousseau
Chirico
Leiris


Marcel Duchamp parece haber difundido  el nombre de Roussel entre los dadaístas  parisinos, que descubrirían al autor en  las representaciones de Locus Solus en  1922. Philippe Soupault, Paul Eluard, Roger Vitrac, toman desde entonces su  defensa en las revistas dadá y luego en  las surrealistas; ven en él un equivalente  al aduanero Rousseau, o comparan el  jardín de Locus Solus a las explanadas  despobladas de Giorgio de Chirico.
Un culto “rousseliano” toma cuerpo  progresivamente: “el presidente de la  república de los sueños” (Louis Aragon),  “el mayor hipnotizador de los tiempos  modernos” (André Breton), “el ojo pegado  a su microscopio” (Robert Desnos). Para  los surrealistas, Roussel es quien lleva a  cabo “la huida del terreno de la realidad hacia el de la concepción”  (Michel Leiris). Este último, unido a la familia Roussel por su padre, que fue su hombre de negocios, va a ligar íntimamente su pasión  por el escritor a su trabajo de etnólogo y poner bajo el signo de las  Impresiones de África la misión Dakar-Djibouti, su primera expedición etnográfica, parcialmente financiada por Roussel y que llevará a cabo  bajo la dirección de Marcel Griaule en 1931-1932. En las páginas de  la revista Documents de Georges Bataille, Leiris rinde homenaje  a la pintura de las Impresiones de un África tan maravillosa que su  exotismo no le debe nada a los estereotipos coloniales de su época.









Algunas obras impresionantes no hubieran tenido lugar sin la asociación anímica y estilística de dos.



Historia del soldado

Obra de Ígor Stravinski‎‎ compuesta en 1917 a partir de un texto de su amigo Charles Ferdinand Ramuz para tres actores (el soldado, el diablo y la princesa) y siete instrumentos (violín,contrabajofagotcornetatrombónclarinete y percusión).


Escenografiada por René Auberjonois; se estrena el 28 de septiembre en Lausana.

Esta obra nació de las dificultades que Igor Stravinsky, exiliado en Suiza durante la guerra, tuvo para conseguir patrocinio para estrenar sus obras. Tras la traducción de Las bodas por su amigo Ramuz y la imposibilidad de que Diaghilev siguiera financiando su producción, Stravinsky creó una obra totalmente distinta, en la que los medios materiales se limitaban al máximo, una ópera de cámara sin cantantes, muy pocos actores (tres) y un grupo escogido de músicos (sólo siete). Ramuz fue el encargado, por el propio compositor, de escribir el libreto. El texto está inspirado en uno de los cuentos militares de Alexander Afanasiev. Con decorados del pintor René Auberjonois, la pieza se estrenó el 28 septiembre de 1918 en el Teatro Municipal de Lausana, interpretada por músicos de la Orquesta de la Suiza Romanda que dirigía Ernest Ansermet. No existía otra obra escrita para esta dotación de siete instrumentos (violín, contrabajo, clarinete, fagot, trompeta, trombón y percusión). El clarinetista y mecenas Werner Reinhardt financió la producción.

Historia del soldado (versión libre de Rafael Alberti [1932]), Sevilla, Fundación El Monte, 2001. Música de Igor Stravinsky. Introducción de Eladio Mateos Miera. Adaptación y comentarios de José Martos. La versión libre que Rafael Alberti hizo del texto de Ramuz se estrenó en 1932 en el despararecido Teatro Coliseo. El propio Alberti leyó la historia y la Orquesta Bética de Cámara, dirigida por Federico Elizalde, puso la música al concierto que había organizado el grupo literario Mediodía. Rafael Alberti regaló luego el manuscrito de su traducción al poeta sevillano Adriano del Valle, en cuyo archivo familiar ha permanecido hasta su donación a la Fundación El Monte, que ha realizado este fascímil.

Historia del soldado (adaptación de Javier Tomeo), disco-libro ilustrado por Juan Carlos Eguillor, DD&R, 2003. Dirección de José Luis García Sánchez, arreglos de Paquito D’Rivera, con las voces de Nacha Guevara, Vladimir Cruz y Javier Gurruchaga. Grammy latino 2003 al mejor disco clásico.




CHARLES-FERDINAND RAMUZCHARLES-FERDINAND RAMUZCharles-Ferdinand Ramuz (Lausana, 1878 - Pully, 1947) es el escritor más célebre de la Suiza francófona. Conoció París en su juventud, pero pronto descubrió su interés por recuperar la cultura de sus abuelos campesinos y volvió a su país natal, donde desarrolló una original y extensísima obra literaria, entre la que figura el texto de Historia del soldado, ópera singular con música de su amigo Igor Stravinsky.
Cronología  










Ígor Stravinski