Carlos Masberger Valdés


Comenzó a dibujar siendo aún un niño, con tan sólo catorce años organizó su primera exposición en Barcelona. Tras completar sus estudios en la Escuela de la Real Academia BB.AA. de San Fernando comenzó a trabajar para las publicaciones de Prensa Española: el diario ABC, el semanario Blanco y Negro y el infantil Gente Menuda. Publicaciones en las que su firma era sinónimo de elegancia, buen gusto y pulcritud. Practicaba una sobriedad formal, una economía de medios expresivos que le llevaba a la estilización de los motivos.


La suya fue una carrera altamente fructífera, llegó a los 60 años de edad habiendo elaborado más de 2.000 obras en las que destaca su visión alegre del mundo de las calles y el prisma melancólico a la hora de tratar el mundo circense. En 1959 sus compañeros de profesión le eligieron como presidente de la Asociación de Dibujantes Españoles. 



Su estilo se caracteriza por la soltura, destacan sus impresionantes siluetas de mujeres dibujadas a punta de lápiz, sin toques de color. En sus composiciones aúna diversidad de planos, escorzos, masas, perfiles y tonos. Siempre innovador, pero al tiempo sencillo, sólo entra en los detalles si tienen un carácter expresivo, nunca decorativo.



También ilustró obras literarias como Las mil y una noches, dramas de Shakespeare y novelas de Zola. Como pintor al óleo su obra se centra principalmente en paisajes de pueblos españoles con líneas escuetas y colorido de honda resonancia en un tratamiento sobrio que recuerda a la novela de Azorín y Baroja, lugares de soledad en horizontes grandiosos. En ellos prima los contornos y los volúmenes sobre los efectos realistas o impresionistas de la luz a la manera de Zuloaga. 



Tras su fallecimiento, el Círculo de BB.AA. de Madrid le dedicó una gran muestra con más de 200 obras entre dibujos y óleos. 



La mayor parte de su obra se encuentra en los archivos del Museo ABC de Dibujo e Ilustración en Madrid (España).
















Comentarios