Distinguir lo que el arte humano ha pretendido hacer.

Considerando la sociedad humana con una mirada tranquila y desinteresada, parece al principio presentar solamente la violencia de los fuertes y la opresión de los débiles. El espíritu se subleva contra la dureza de los unos o deplora la ceguedad de los otros; y como nada hay de tan poca estabilidad entre los hombres como esas relaciones exteriores llamadas debilidad o poderío, riqueza o pobreza, producidas más frecuentemente por el azar que por la sabiduría, parecen las instituciones humanas, a primera vista, fundadas sobre montones de arena movediza; sólo examinándolas de cerca, después de haber apartado el polvo y la arena que rodean el edificio, se advierte la base indestructible sobre que se alza y apréndese a respetar sus fundamentos. Ahora bien; sin un serio estudio del hombre, de sus facultades naturales y de sus desenvolvimientos sucesivos, no se llegará nunca a hacer esa diferenciación y a distinguir en el actual estado de las cosas lo que ha hecho la voluntad divina y lo que el arte humano ha pretendido hacer.
Jean-Jacques Rousseau
1712-1778


La noche de los ricos, de Diego Rivera

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
J'apprécie beaucoup tous de la lecture informative sur archivosdelpentagrama.blogspot.ru. J'ai très certainement se passer le mot sur votre site avec les gens. Cheers.
Deb ha dicho que…
Merci beaucoup!