lunes, 28 de abril de 2014

Sang





En aquella època encara durava l'enrenou del “vampir de Dusseldorf”, un assassí múltiple que acabaven d'executar. No era estrany que imaginéssim un subjecte d'aquest estil aguaitant les nostres vides, tothom ho imaginava d'una manera o d'una altra, tot llavors tenia semblança amb alguna cosa entelada de crim i cegament voluntariosa. L'espant de l'hematodípsia, el desig de sang, éssers desnaturalitzats per la depauperació d'una existència esdevinguda miserable, l'excessiu cost de la repressió social a canvi de violència i fam, convivien amb nosaltres en la caixa de Pandora, que no és una altra cosa que el cor humà, com el revers de l'Esperança atrapada dins.

"Les músiques de Brundibar"









martes, 22 de abril de 2014

La cueva del bien ilimitado




Recordemos a Gilgamesh atravesando los desfiladeros de las siete montañas o el túnel del infierno, o enfrentándose a los cuernos gemelos del Toro Celeste; a Moisés y luego a Josué separando las aguas para que pasasen por ellas sus pueblos, antes de que se abatiesen (en el primer caso) sobre los nada heroicos egipcios que les perseguían; a Prometeo, cuyo nombre parece proceder del sánscrito Pramantha, "el taladro para hacer fuego", "el barreno", "el perforador", franqueando para robar el fuego las puertas de la morada de los dioses guardadas, según Platón, por "centinelas espantosos".




A Jasón, Odiseo y Orestes cruzando entre las Simplégades o rocas que chocaban para aplastar a los barcos; a Jasón desafiando las mandíbulas aplastantes del gran reptil que guardaba el Vellocino de Oro; a Odiseo haciendo entrar al célebre caballo y al ejército griego a través de los muros hasta entonces inexpugnables de Troya; a Teseo entrando y, sobre todo, ¡saliendo vivo! del Laberinto, que es, sin duda, la imagen más turbadora, desarrollada y radical del tubo estrecho que sólo pueden atravesar en sentido de entrada y de salida los héroes. 







A Edipo matando involuntariamente a su padre porque le cerraba el paso en una encrucijada de caminos; a Psique atravesando otras dos terribles rocas que chocaban (en El asno de oro VI:14 de Apuleyo); a Eneas, Dante, Don Quijote (en su descenso a la Cueva de Montesinos) o Borges (en El Aleph) atravesando estrechos pasadizos o temibles puertas que conducían al más allá; a Alí Babá entrando (¡y saliendo!) de la cueva de los ladrones; a Sigfrido atravesando las murallas y las corazas de Brunilda; al héroe del Libro del Caballero Zifar franqueando la puerta de las Ynsolas Dotadas; a la fantasmal Estatua del Comendador del Don Juan Tenorio de Zorrilla en su proclamación triunfal: "Tu necio orgullo delira, / don Juan: los hierros más gruesos / y los muros más espesos / se abren a mi paso: mira"; al aterrorizado protagonista de La caída de la casa Usher de Poe deambulando y escapando de la destrucción por inquietantes pasillos y pasadizos.







A Alicia en el País de las Maravillas impulsada al más alla a través de una madriguera que "era un largo túnel que, de improviso, torcía su curso y descendía de forma tan inesperada, que Alicia, sin tiempo para pensar en detener su caída, se precipitó por lo que parecían las paredes de un pozo muy profundo"; a los héroes protagonistas de El mago de Oz de L. Frank Baum, que cruzan un tronco sobre el abismo y luego lo hunden cuando quieren franquearlo sus monstruosos perseguidores.



A Peter Pan atravesando y haciendo atravesar a sus amigos infantiles las ventanas que conducen a su fantástico país; o a los protagonistas de las sagas literarias y cinematográficas de El señor de los anillos, La guerra de las galaxias, Indiana Jones, Harry Potter y tantas más, entretenidos siempre en atravesar toda suerte de peligrosísimos puentes, pasadizos, desfiladeros, bocas de cuevas, etc. etc. etc.




http://www.culturaspopulares.org/temp/textos/texto4.doc

miércoles, 2 de abril de 2014

Cuestionario básico

Cierta Distancia


miércoles, abril 02, 2014


Déborah Puig-Pey Stiefel - Cuestionario básico


1.- ¿Por qué escribes?

Por que mi pensamiento escribe.

2.- ¿Cuáles son tus costumbres, preferencias, supersticiones o manías a la hora de escribir?

A pesar del ejercicio de disciplina que supone escribir, creo en un trabajo paralelo, hecho previamente,
semiconsciente, que está presente en la actividad literaria. Muchas veces el guión previo será sólo
una excusa para ir encontrando ese otro camino que jamás descubriremos del todo, ni siquiera al finalizar la obra.

3.- ¿Cuáles dirías que son tus preocupaciones temáticas?

Si te refieres a  los temas que más me ocupan: la memoria, las  vidas cruzadas, el juego de las apariencias...

4.- ¿Algún  principio o consejo que tengas muy presente a la hora de escribir?

No preguntarme porqué lo estoy haciendo.

5.- ¿Eres de las que se deja llevar por la historia o de las que lo tienen todo planificado desde el 
principio?

Contesté un poco a eso en la primera pregunta. Lucho entre ambas cosas.

6.- ¿Cuáles son tus autores o libros de cabecera?

Ya son demasiados, no sabría priorizar. Borges me enseñó a tejer, Dickinson a desafíar, por ejemplo.

7.- ¿Podrías hablarnos de tu último proyecto? Bien lo último que hayas publicado o lo último 
que hayas escrito o estés escribiendo.

Les musiques de Brundibar, una novela ambientada en los años 30, entre Berlín y Sitges, que busca el 
parentesco entre los totalitarismos europeos del siglo XX a través de una trama algo disparatada, carnavalesca. 


Déborah Puig-Pey, es autora de relatos y novelista. En 2005 fue finalista del Max Aub con el relato
 “Mordechai”. En 2010 publicó la novelaDonde hay nilad (Editorial Menoscuarto), donde dibuja las relaciones
de una saga catalano-filipina: "Una topografía de la memoria, aunque sea una memoria prestada o escuchada,
esas casas y paisajes que componen la errática historia familiar" (Isabel Núñez). Acaba de publicar el cuento
infantil Nusus(TransBook)