viernes, 30 de mayo de 2014

Yo golem



Pero no es eso la existencia.

Entonces albergué un proyecto que tacharon de vano. 

Mi plan era, y suponía que se trataba de la primera vez, construir un yo totalmente. La insólita combinación de lucidez, caos y perplejidad en la que mi pensamiento se hallaba siempre, me concedió una rara oportunidad suscitada en aquella visión: supe que mi ser se retorcía tan sólo porque era un embrión irreverente, un incompleto pero exuberante monstruo que aullaba desde su deformidad exigiendo lo que ninguno había esperado, la totalidad. Yo –y esa palabra surgía entonces de la neblina, la malformación y la injuria pagana- iba a completar el primer Yo.

A partir de mí, nada de barro. La muerte existe porque no terminamos el trabajo. El material: el sueño. El método: la estratificación, la vieja disciplina de las piedras. La duración: indefinida, hasta que sienta el pavor de la solidez.




Del relato El proyecto
D.P.S.

Saesteinn - Les Rêves de Misha - Blogger


No hay comentarios: