sábado, 23 de noviembre de 2013

Herrera y Reissig, el don catártico.






Amor sádico


Ya no te amaba, sin dejar por eso
de amar la sombra de tu amor distante.
Ya no te amaba, y sin embargo, el beso
de la repulsión nos unió un instante...

Agrio placer y bárbaro embeleso
crispó mi faz, me demudó el semblante,
ya no te amaba, y me turbé, no obstante,
como una virgen en un bosque espeso.

Y ya perdida para siempre, al verte
anochecer en el eterno luto,
mudo el amor, el corazón inerte,

huraño, atroz, inexorable, hirsuto,
jamás viví como en aquella muerte,
nunca te amé como en aquel minuto!









Solo verde-amarillo para flauta 

Llave de u


Virgilio es amarillo

Y Fray Luis verde.

(Manera de Mallarmé) 




Andante         Úrsula punza la boyuna yunta
                     La lujuria perfuma con su fruta
                     La púbera frescura de la ruta
                     Por donde ondula la venusa junta.

Piano             Recién la hirsuta barba rubia apunta
                     Al dios Agricultura. La impoluta            
                     Uña fecunda del amor debuta

Crescendo     Cual una duda de nupcial pregunta.
                    Anuncian lluvias las adustas lunas,
                    Almizcladuras, uvas, aceitunas

Forte            Gulas de mar, fortunas de las musas;


Fortísimo      Hay bilis en las rudas armaduras
                    Han madurado todas las verduras
                    Y una burra hace hablar las cornamusas.




Almanaque Artístico del Siglo xx, 1902, oct. 1901



JULIO HERRERA Y REISSIG COSTADO LÚDICO DE LA POESÍA. Las 2001 Noches nº 44

JULIO HERRERA Y REISSIG y sus "Pascuas del Tiempo"





La vida de un escritor

No hay comentarios: