Emigrar es bueno para los profetas...


Artículo de Ramón Vinyes, extraído de la Selección de textos 1 que recogió el Instituto Colombiano de Cultura, en Bogotá (1982), compilación de toda la obra crítica y periodística de este autor. El artículo dice así:



...quiero destacar una interpretación de Don Juan hecha por Ramiro de Maeztu.
"El españolismo de Don Juan", titula Ramiro de Maeztu su ensayo. Y afirma: "Don Juan es el símbolo  de aquella España inquieta, caballeril, andariega, que tenía por fuero sus bríos y por pragmática su voluntad. Don Juan es el instinto sobre la ley, la fuerza sobre la autoridad, el capricho sobre la razón. Don Juan es, según la frase de Gavinet, la personificación de aquellos hidalgos cuyo ideal jurídico se reducía a llevar en el bolsillo una carta formal con un sólo artículo: "este español está autorizado para hacer lo que le de la gana".
Esto lo escribía Ramiro de Maeztu en sus tiempos españolísimos de anarquista. ¡Don Juan, prototipo de español! Hoy Ramiro de Maeztu, en su nueva posición falangista, escribirá que ser español es actuar de rebaño, estar a las órdenes incondicionales de unos cuantos don Juanes únicos, como únicos componentes de Estado. Ser español, para Ramiro de Maeztu, será hoy alemanizarse lo más posible y volver a los tiempos lóbregos de los grandes monarcas de caras hoscas y vidas de abismo, destacados sobre fondos de paisaje de locura.
¡Oh concepción magna de la Nueva España!
(El Heraldo, 24 XII 1941)







(Berga, 1882 - Barcelona, 1952). Dramaturgo, narrador, poeta, periodista, crítico y editor. Su vida transcurre entre Barcelona y Barranquilla, Colombia. 

En Colombia es considerado una figura esencial en el desarrollo cultural del país, por su labor de dinamización cultural, principalmente al frente de la revista Voces (1917-1920). Reúne a su alrededor a figuras tan importantes como Julio Gómez de Castro, León de Grieff, Vicente Huidobro, Germán Vargas y Gabriel García Márquez, que le homenajea en su novela Cien años de soledad, donde aparece con el nombre de "sabio catalán", "el hombre que lo había leído todo". 

En Catalunya estrena una veintena de obras teatrales, como Al florir els pomers(1910), Qui no és amb mi... (1929), Peter's Bar (1930) y Comiats a trenc d'alba(1938), y publica la recopilación de prosa poética L'ardenta cavalcada (1909). Se mantiene muy activo como crítico, teorizador y polemista teatral, y defiende un teatro moderno y comprometido con su tiempo. Colabora en los principales periódicos de Barcelona, donde publica crítica literaria, narraciones y poemas propios. También publica, en México, la recopilación de narrativa corta A la boca dels núvols (1946). 

Después de su muerte, y durante mucho tiempo, es prácticamente ignorado en Cataluña, al contrario que en Colombia, donde siempre ha gozado de reconocimiento. Solamente a partir de la labor de crítica y divulgación de algunos estudiosos, y de la celebración del centenario de su nacimiento en Berga, recibe el interés y el reconocimiento que se merece. A partir de finales de la década de 1980 se edita, en muchos casos por primera vez, su obra, y varios críticos hacen interesantes estudios que lo sitúan, finalmente, con nombre propio dentro de la historia de la literatura catalana. 



Página elaborada por Josep Miàs i Miàs para la AELC. 
Fotografía del pòrtic: Fondo Ramon Vinyes, propiedad del Arxiu Comarcal del Berguedà. 






Comentarios